LA VÍA A LA VERDADERA RIQUEZA




Cuando James Allen, nos decía:


« La vía a la verdadera riqueza es enriquecer el alma mediante la adquisición de virtudes . A menos que desarrollemos un carácter  virtuoso, no lograremos verdadera felicidad, prosperidad o poder, sino apariencias de todo ello »  



Nos motivaba a lograr mayor adquisición de poder espiritual.   


Es triste que la inmensa mayoría de la humanidad  frenéticamente busca los placeres, la  excitación, la fama, el dinero y las cosas materiales que les produzcan una vida  mas cómoda y desahogada, que desarrollarse en el arte de ser felices mediante la búsqueda de la luz, la verdad y la virtud, con los cuales pueden construir un carácter ecuánime, sabio, estable y con rasgos de excelencia, que los conduce a la adquisición de paz interior, verdadero gozo, poder, influencia y realización  personal.  



Los hombres y las mujeres que tienen un poder real de influenciar son relativamente escasos, porque no están preparados para hacer los sacrificios que la auto-disciplina requiere en la obtención de tal poder e influencia positiva.



Los cazadores y exploradores de placeres sensuales y carnales, aquellos que aman la excitación y el despliegue de sus pasiones bajas, son víctimas de sus impulsos bestiales y emociones histéricas. 



Ellos no están familiarizados con los principios que les darían la felicidad genuina, el balance y el poder de influenciar que buscan en el lado equivocado de las  cosas.



Es a través de mucha investigación, dolor y sacrificios cuando realmente la luz de los principios que regulan la excelencia, desciende sobre las personas, trayéndoles una serenidad y un gozo inexpresable que les expande el alma y les alegra el corazón.


Aquellos que se han familiarizado con tales principios que gobiernan la integridad, la humildad, la justicia, la pureza, la ecuanimidad, la bondad entre otros, cesan de deambular con ansiedad por la vida y adquieren un equilibrio que los libera de ser unos esclavos de las pasiones viles y nocivas llegando a ser expertos maestros, arquitectos y constructores de los templos del carácter y el destino. 


Aquellos que se han separado y divorciado de la luz, la verdad y la virtud están construyendo sus imperios de riquezas, fama y otros "castillos", sobre arena movediza, porque solo aquellos imperios que permanecerán serán aquellos que sean edificados sobre sólidos principios morales.




                             
Compartir en Google+

Acerca de Diego L Jaramillo

Traductor de varios textos de Autoayuda y Crecimiento Personal. Al servicio de las personas que encuentren en este sitio, la manera de llenar sus vacíos existenciales.
    Comenta Con Tu Cuenta de Google
    Comenta Con Tu Cuenta de Facebook

0 comments :

Publicar un comentario