IMPORTANCIA DEL AUTODOMINIO





IMPORTANCIA DEL AUTODOMINIO 



     "La primera lección que el mundo debería aprender para iniciarse en su camino hacia la sabiduría, es la lección del autodominio.

    Todos los castigos amargos bajo los cuales los hombres sufren en la escuela de la experiencia, son infligidos por causa de que ellos han fracasado en aprender esta lección.

    Aparte del autodominio, la salvación es una palabra sin significado, y el logro de la paz es una utopía. ¿Porque cómo puede un hombre ser salvado de algún pecado mientras continúa dándole vía a el? ¿O cómo puede aquel ser tener una paz permanente hasta que no haya conquistado y subyugado los problemas y perturbaciones de su mente?

     El autodominio es la puerta al cielo; este conduce a la luz y a la paz. Sin autodominio un hombre ya está en el infierno; él está perdido en la oscuridad y en la intranquilidad. 

     Los hombres infligen sobre ellos mismos largos sufrimientos al faltarles el autodominio, pasando a través de innumerables tormentos en cuerpo y alma, y hasta que ellos no recurran a su práctica, aquellos sufrimientos y tormentos no finalizarán. 

     El autodominio no tiene sustituto, nada puede tomar su lugar y no existe en el universo ningún poder que pueda hacer por una persona, lo que tarde o temprano ella debe hacer por sí misma.

     Por medio del autodominio un hombre manifiesta poder divino y a través de el, dicho individuo, asciende hacia la sabiduría divina y hacia la perfección.

     Cada hombre puede practicarlo. El más débil puede empezar ahora y hasta que no empiece su debilidad aún permanecerá con él y llegará a ser aún más débil.

     El llamar o no a Dios, a Jesús, a Brama, a Buda o a Espíritus y Maestros no será de ventaja para los hombres que se rehúsen a gobernarse y purificar sus corazones.

     Creyendo o no que Jesús es Dios, que Buda es omnisciente, o que los Espíritus y los Maestros guían los asuntos humanos, no ayuda de nada a los hombres que continúen aferrándose a elementos de discordias, ignorancia y corrupción dentro de ellos mismos. 

     ¿Qué creencia teológica o religiosa, que negación puede justificar o que poder exterior coloca correctamente al hombre que se rehúsa a abandonar su difamatoria e insultante lengua, a suprimir un temperamento irascible o sacrificar sus impuras imaginaciones?

     Las flores alcanzan la luz más elevada por contender con las oscuridades más bajas, y el hombre sólo puede alcanzar la Luz de la Verdad, por combatir en contra de las tinieblas que tiene dentro de sí mismo.

     La vasta importancia del autocontrol no es reconocida por los hombres, su absoluta necesidad no es comprendida por ellos, y la libertad espiritual y la gloria a la cual este dirige están ocultas de sus ojos. Por causa de esto, los hombres están esclavizados y la infelicidad y el sufrimiento son establecidos.

     Cuando un hombre contemple la violencia, la impureza, la enfermedad y el sufrimiento que existe sobre la tierra y considere ¿cuántos de estos problemas son debidos a la falta de autodominio?

     Digo de nuevo que la Puerta al Cielo es el autodominio, porque sin este, ni la felicidad, ni el amor o la paz, podrían ser logrados y conservados.

     Al grado en que el autodominio le falte a una persona, en esa exacta medida serán su mente y su vida dadas a la confusión. Debido a su ausencia, es que leyes y restricciones nacionales son impuestas para conservar el orden y prevenir la confusión y la destrucción


     El autodominio es el principio de la virtud y este conduce a la adquisición de cada atributo que es noble; el autodominio es la primera y esencial cualidad en una vida bien ordenada y con verdadera religiosidad.

     El autocontrol conduce a la ecuanimidad, a la serenidad, a la bienaventuranza y a la paz. Sin el autodominio, aunque exista alguna creencia teológica o profesión, no existe verdadera religión.

  ¿Porque qué sería de una religión sin una inspirada y aplicada conducta?

     ¿Y qué es la espiritualidad sin el triunfo sobre tendencias descontroladas de la mente?

     Cuando los hombres se apartan y se rehúsan a practicar el autodominio, entonces ellos caen y entran en el gran oscuro engaño de separar la religión de la conducta; entonces se persuaden a sí mismos de que la religión consiste no en vencerse a sí mismos y vivir inmaculadamente, sino en el de sostener ciertas creencias acerca de las escrituras y en adorar a cierto Salvador en una manera particular.

      Por esta razón se levantan innumerables complicaciones de adoración de la letra y la violencia y las amargas discordias en las que caen los hombres en defensa de sus propias religiones formuladas.

    Sin embargo la verdadera religión… es pureza mental, un corazón amoroso, un alma en paz con el mundo. Esta no necesita ser defendida porque ella es Ser, Hacer y Vivir. Un hombre empieza a practicar religión cuando empieza a controlarse a sí mismo"

                                                                                      James Allen




Compartir en Google+

Acerca de Diego L Jaramillo

Traductor de varios textos de Autoayuda y Crecimiento Personal. Al servicio de las personas que encuentren en este sitio, la manera de llenar sus vacíos existenciales.
    Comenta Con Tu Cuenta de Google
    Comenta Con Tu Cuenta de Facebook

0 comments :

Publicar un comentario