LIBRO ACRES DE DIAMANTES II



LA DIVINIDAD ESTÁ DENTRO DE NOSOTROS MISMOS


Existe una antigua leyenda Hindú, en la cual describe que en una ocasión se les dio la divinidad a todos los hombres.  Sin embargo tan mal fue el uso que de ella hicieron, que Brama, el principal de los dioses según los hindúes, decidió quitárselas y esconderla en algún lugar, para que no cometieran tantas atrocidades por su mal ejercicio.

En concilio, los dioses dijeron que deberían despojar a los humanos de tal divinidad y enterrarla profundamente en la tierra, pero Brama dijo:

“No, porque el hombre cavará con gran avidez en ella y de nuevo la encontrará”. Entonces, por qué no la sumergimos en las profundidades del océano? Dijeron ellos".

"No", dijo Brama, "porque el hombre aprenderá a bucear y la encontrará  también".

"Escondámosla sobre la cima de la montaña más alta”. 

"No", dijo Brama, "porque algún día los hombres treparán en las cúspides de la tierra y de nuevo la capturarán”. 

"Entonces no sabemos dónde esconderla, o en qué lugar él no pueda hallarla," dijeron los dioses menores. A lo que Brama, respondió: 

"Escondámosla dentro de ellos mismos; ya que nunca pensarán mirar allí". [Y si lo hacen, desenterrarán todos esos talentos, dones, facultades y virtudes que nosotros tenemos, desarrollando un carácter divino y así  llegarán  a  ser ricos, exitosos y felices tal como lo somos nosotros]. 

Y  aquello entonces es lo que los dioses decidieron. 


De tal manera amigos lectores o ustedes que escuchan este mensaje, quiero que sepan, que aún en el menos evolucionado e insignificante hombre o mujer que están en medio de nosotros, se halla oculta la divinidad.

Allí están todas esas facultades, dones, talentos y poderes que los dioses poseen y disfrutan. 

Con aquellas semillas de divinidad, grandeza, éxito y felicidad, por demasiado subdesarrolladas que ellas estén, me atrevo a decir, que cuando miro a un hombre o a una mujer, lo que veo es un dios o una diosa en embrión. 


Concluyo entonces que:

Cuando  miro  una  persona  superficial o ligeramente, lo que veo es una criatura ordinaria y común, pero si la observo detenida y profundamente, no importa cuán humilde e insignificante pueda ella lucir o ser, lo que veo es una criatura colosal, dotada de inmensos talentos, dones, habilidades y riquezas, que están ocultas dentro de las interiores y profundas cámaras de su alma.

Cuando toda esa riqueza interior se despeje y desarrolle, producirán una abundancia tan grande que tendrá el potencial aún de superar las riquezas mismas de los millonarios más grandes de la tierra.


En el Libro ACRES DE DIAMANTES II, encontrarán muchas de las razones por las cuales debemos estar orgullosos del enorme potencial que yace dentro de cada uno de nosotros y la gran responsabilidad de despejarlo.


Para ver más detalles del Libro  CLICK AQUÍ
    

Compartir en Google+

Acerca de Diego L Jaramillo

Traductor de varios textos de Autoayuda y Crecimiento Personal. Al servicio de las personas que encuentren en este sitio, la manera de llenar sus vacíos existenciales.
    Comenta Con Tu Cuenta de Google
    Comenta Con Tu Cuenta de Facebook

0 comments :

Publicar un comentario