LIBRO POTENCIA DE LOS PENSAMIENTOS


Este artículo nos habla parcialmente de la potencia que poseen los pensamientos en estructurar el carácter, la calidad de vida y el destino.

Durante muchos años he analizado el propósito de la vida y su verdadera esencia, y he encontrado gran profundidad y sabiduría en las palabras del antiguo filósofo griego Aristóteles, quien decía:

La búsqueda fundamental en la vida, es la
búsqueda de la felicidad


Los seres humanos nos dedicamos a diferentes actividades, pero en el fondo lo que todos buscamos, consciente o inconscientemente es tener éxito y felicidad.

Ser feliz es el propósito principal y la esencia misma de la vida.

La felicidad que alcancemos en ella generalmente es directamente proporcional a la calidad del carácter que logremos desarrollar. Rasgos negativos en nuestra personalidad o carácter, son los principales destructores y depredadores de la felicidad.

El logro del arte de ser felices se alcanza a través del aprendizaje y la maestría en el dominio de los principios que regulan la excelencia y la perfección.

La humanidad está muy ansiosa de mejorar la calidad de sus vidas, pero no está muy dispuesta a mejorarse a sí misma y por eso es que se resquebrajan sus logros y éxitos.
        
La promiscuidad sexual, la deshonestidad, el odio, las represalias y todo tipo de rasgos negativos en la personalidad, terminan por asesinar aquellos logros y éxitos. 

De manera que el sufrimiento y la infelicidad terminan por desplazar lo bueno que se ha alcanzado.

Mejorarse a sí mismo es lo que constituye la estructuración de un carácter lleno de todas esas virtudes que conducen a la perfección y la excelencia

El llamamiento a desarrollar un carácter noble y divino, es un llamamiento universal, desafortunadamente la inmensa mayoría de los seres humanos se dedican mucho más a producir dinero y a buscar frenéticamente las cosas materiales que les proporcionen una vida más cómoda y desahogada que desarrollarse en el arte de ser felices.

El materialismo crea una neblina muy densa que nos impide ver correctamente si la sabiduría no entra en juego para desplazar nuestras insensateces.

El verdadero camino a la riqueza es enriquecer el alma, adquiriendo cada vez más y más excelencia en nuestro carácter. Si no desarrollamos un carácter virtuoso la genuina felicidad huirá de nosotros y nuestra prosperidad y prestigio solo serán apariencias.


Para ver mas detalles del Libro CLICK AQUÍ


Compartir en Google+

Acerca de Diego L Jaramillo

Traductor de varios textos de Autoayuda y Crecimiento Personal. Al servicio de las personas que encuentren en este sitio, la manera de llenar sus vacíos existenciales.
    Comenta Con Tu Cuenta de Google
    Comenta Con Tu Cuenta de Facebook

0 comments :

Publicar un comentario