LIBRO AS A MAN THINKETH - ASI COMO UN HOMBRE PIENSA -





El siguiente es un fragmento del Libro As A Man Thinketh - Así Como Un Hombre Piensa - el cual habla de la relación que tienen los pensamientos en la formación del carácter, siendo la calidad de dicho carácter, el principal factor en determinar la dulzura de la felicidad o la amargura de la desdicha.


PENSAMIENTO Y CARÁCTER

El aforismo, “Así como un hombre piensa en su corazón, así es él”, no abarca únicamente la totalidad del ser de un hombre, sino que el es tan amplio, que se extiende hasta alcanzar toda condición y circunstancia de su vida. 
  

El hombre es literalmente lo que él piensa, 
siendo su carácter la suma total de todos sus pensamientos.

Tal como la planta brota de la semilla y no podría existir si no fuese por ella, igualmente todos los actos del hombre brotan de las semillas ocultas de sus pensamientos, y tales actos no se podrían manifestar sino fuese por ellos.

Esto se aplica tanto a los actos llamados impremeditados o espontáneos, como también a los que son deliberadamente ejecutados.

El acto es el florecimiento del pensamiento y el gozo o el sufrimiento son sus frutos; de este modo es como un hombre almacena una dulce o amarga cosecha, según los frutos que él recoja de su propio cultivo.

“El pensamiento es el que nos ha estructurado. Lo que somos por el pensamiento fue elaborado y construido.

Si la mente de un hombre tiene malos pensamientos, los sufrimientos le seguirán tal como la rueda sigue detrás del buey…Si alguien persevera teniendo pensamientos puros, el gozo le seguirá de una manera tan segura como le siguen sus propias sombras.”
-Damapada-


El hombre es el resultado de las leyes a las cuales él se ajusta y aplica y no el producto de una creación artificial, y causa y efecto son tan absolutos y constantes en el reino oculto del pensamiento, como lo es en el mundo visible de las cosas materiales.

Un carácter noble y divino no es el resultado de un favor o la casualidad, sino que es una consecuencia natural de un continuo esfuerzo en pensar correctamente, es el efecto de una prolongada familiarización con pensamientos divinos.

Un carácter vil o bestial, por el mismo proceso, es el resultado de albergar continuamente pensamientos bajos y rastreros.

El hombre se construye o se destruye a sí mismo; en el arsenal del  pensamiento él forja las armas con las cuales se destruye; o también labra las herramientas con las que construye para sí, mansiones celestiales de gozo, fortaleza y paz.

Mediante la correcta selección y apropiada aplicación de pensamientos [virtuosos y nobles], un hombre asciende hacia a la divina perfección; y también por el contrario, mediante el abuso e incorrecta aplicación de pensamientos viles y nocivos, él desciende por debajo del nivel de las bestias.

Entre estos dos extremos se hallan todos los grados del carácter, y los hombres son sus propios arquitectos y maestros.

De todas las hermosas verdades pertenecientes al alma que han sido restauradas y traídas a la luz en esta época moderna, una de las más placenteras y fructíferas como promesa divina es esta:   

Como dueño de su mente el hombre es el amo de sus pensamientos, el moldeador de su carácter, el arquitecto y el escultor de su condición, de su medio ambiente y de su destino.


Para ver más detalles del Libro CLICK AQUÍ


Compartir en Google+

Acerca de Diego L Jaramillo

Traductor de varios textos de Autoayuda y Crecimiento Personal. Al servicio de las personas que encuentren en este sitio, la manera de llenar sus vacíos existenciales.
    Comenta Con Tu Cuenta de Google
    Comenta Con Tu Cuenta de Facebook

0 comments :

Publicar un comentario